Cómo vamos
Cómo vamos
Editorial
Redacción El Santafesino
17/02/2014
Cómo vamos nivel secundario pobreza

Cómo vamos

En las dos ediciones estivales de enero y febrero (edicion impresa), cuando la coyuntura informativa baja de intensidad, decidimos otorgar relevancia al informe que junto a profesionales de distintas casas de estudio, elaboran desde hace un tiempo la Municipalidad de Santa Fe y la Bolsa de Comercio de la ciudad capital.

De los datos sobre pobreza y condiciones de vida en general, pasando por el empleo hasta el nivel de instrucción en esta oportunidad, la información disponible, que además está compendiada en un fascículo de algo más de 100 páginas, es muy útil tanto para la definición de las políticas públicamos como para el análisis de la realidad en el caso del periodismo.

La última publicación da cuenta de los datos de 2012. De todos modos, mantiene su vigencia en temáticas estructurales y brinda elementos como para empezar a pensar el crecimiento y desarrollo de la ciudad y sus alrededores, en tiempos de pérdida de credibilidad de la información estadística oficial.

En una de las últimas difusiones del Cómo vamos, se pone el acento en el nivel de instrucción y específicamente en el nivel Secundario. De cuenta que a ese año -2012- la mitad de la población del Gran Santa Fe tenía el secundario completo. A simple vista, el dato inquieta si pensamos que es una instancia esencial en la vida del hombre para dar sus primeros pasos en el mundo laboral o bien dar lugar a estudios en el nivel superior.

De cualquier manera, este resultado debe tomarse con pinzas, habida cuenta que se base en la Encuesta Permanente de Hogares, que diseña su universo poblacional para la muestra desde los 10 años. Técnicamente, hay una incidencia en los datos. Aclarado este aspecto, no puede desconocerse que la Secundaria es un problema en el país y en Santa Fe.

No por nada el gobierno de la Provincia está promoviendo el programa Vuelvo a Estudiar, que pretende reinsertar a los jóvenes en este nivel de instrucción. El incumplimiento de la obligatoriedad y los efectos de factores socio económicos, dan de lleno en los números que además repercuten en el nivel superior, un escalón al que aspiramos se amplíe en pos de una sociedad más culta y más preparada para el trabajo.

Seguramente seguiremos mostrando Cómo vamos y profundizando en el análisis de los datos en sucesivas ediciones. Un monitoreo constante del mismo permitirá saber si el camino elegido es el correcto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *