Diversión nocturna
Diversión nocturna
Editorial
Redacción El Santafesino
26/11/2009
boliches bailables coma alcohólico emergencia nocturna

Diversión nocturna

En la presente edición se da cuenta del avance que representa el dictado de la Ordenanza Nº 11.266 que determinó la Emergencia Nocturna en Santa Fe. Dos muertes y un caso de coma alcohólico, colmaron la paciencia pero además movilizaron a las autoridades municipales que adoptaron decisiones drásticas.

La situación social que manifiesta sus extremos en la noche santafesina, desde sectores altos y bajos, no ameritaba otra cosa. Desmanes de todo tipo, violencia, daños a locales, y hasta muertes, como se consignó, son monera corriente en la zona céntrica de la ciudad de Santa Fe.

Además de las medidas que se describen en artículos relacionados, la ordenanza aprobada faculta al Departamento Ejecutivo a establecer por vía de reglamentación la obligatoriedad que cada establecimiento habilitado implemente un sistema interno de contralor de las condiciones de seguridad y de cumplimiento de las restricciones aquí dispuestas. Es decir, apunta más lejos, buscando un cambio de reglas de juego, además de un cambio cultura.

A tales fines, por estos días, cada establecimiento habilitado deberá presentar para su control y aprobación al D.E.M. el sistema que seguirán de implementación de controles respecto al régimen de prohibición de venta y consumo de bebidas alcohólicas a menores de 18 años dentro de los locales, control de la prohibición de ingreso de jóvenes de 17 años, roles de actuación en caso de violencia u otras contingencias, y/o cualquier otra medida que considere efectiva a fin de dejar garantizada la seguridad y salubridad de los asistentes.

También se faculta al Ejecutivo para disponer, “sin perjuicio de la competencia del Tribunal de Faltas en el juzgamiento de las infracciones, las medidas preventivas y anticipadas al proceso contravencional, con la inmediata comunicación al juzgado de turno, consistentes en la suspensión de actividades, clausuras, decomisos, empleos de la fuerza pública y toda otra que se considere necesaria, tendientes a lograr la urgente modificación de situaciones anómalas generadas por alteración de los resguardos sobre seguridad, salubridad, factor de ocupación, horario de cierre, ingreso de menores, venta o consumo de alcohol y generación de ruidos no tolerados por las ordenanzas vigentes”.

A partir de ahora, “la instalación o funcionamiento de salas o locales destinados a diversión, esparcimiento o espectáculos públicos, en contravención a las normas vigentes, con multa de $ 3000 a $ 10.000 y/o clausura de hasta 90 días.

La nueva norma está en marcha. Los controles de tránsito y venta de alcohol en la vía pública ya eran un antecedente importante, con lo cual la emergencia no pareció una reacción espasmódica. Ahora dependerá de la continuidad de los mismos, y del aporte comunitario. El involucramiento de padres, representantes de instituciones y empresarios será fundamental.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *