Inauguraron el Museo Arqueológico de Santo Tomé
Inauguraron el Museo Arqueológico de Santo Tomé Crédito: Municipalidad de Santo Tomé
La Región
Redacción El Santafesino
27/05/2013
antropólogos Museo Arqueológico Sancti Spíritu

Inauguraron el Museo Arqueológico de Santo Tomé

A partir del próximo 10 de junio, cuando abra sus puertas al público, el museo ubicado en Roverano 555 funcionará como un centro de resguardo, investigación y difusión del rico patrimonio arqueológico hallado en Santo Tomé, sumándose al mismo tiempo a la oferta turística y educativa de la ciudad.

Junto a una gran cantidad de vecinos, del acto de apertura participaron también el vicegobernador Jorge Henn, el senador provincial Hugo Marcucci, el diputado provincial Antonio Riestra, el director provincial de Museos Roberto Magnin, la subsecretaria de Turismo de Santa Fe, Claudia Neil, en representación del intendente José Corral, concejales y funcionarios del gabinete municipal, entre otras autoridades.

Asimismo, estuvo presente la arqueóloga y antropóloga santotomesina María Rosario Feuillet, responsable, junto a su equipo de colaboradores, de los trascendentes hallazgos que se llevan a cabo desde 2003 en el sitio Río Salado – Coronda II, ubicado a escasos metros del museo y donde, recientemente, se confirmó la presencia de vestigios que indican que el lugar estuvo habitado por el hombre hace unos 2.300 años.

“Sueño cumplido”

En el marco de la inauguración, el intendente Fabián Palo Oliver manifestó que “de las diez obras que llevó y lleva adelante el gobierno municipal en este segundo mandato, ésta es singularmente especial. Quizás haya otras que tengan mayor impacto en la opinión pública o sean más requeridas por los vecinos, como la pavimentación del Acceso Norte que vamos a licitar el 12 de junio, o la obra de gas natural en el sector oeste de la ciudad. Pero esta obra es especial porque materializa lo que soñamos todos, fundamentalmente Rosario Feuillet, quien junto a un grupo de colaboradores realizaron el hallazgo del sitio allá por 2003 gracias a la invalorable ayuda de los vecinos que no sólo fueron protagonistas del descubrimiento, sino también, en los inicios, de su cuidado y protección”.

“Este museo es para nosotros un sueño cumplido. Estamos convencidos de que a los sueños hay que renovarlos y, por ello, ya estamos trabajando en el camino que hay que recorrer para lograr la extracción de los restos que están a muy pocos metros de este lugar, a la par que seguiremos promoviendo la investigación”, afirmó el mandatario.

La ubicación del museo, un sentido simbólico

A su turno, el gobernador Bonfatti puso de relieve la riqueza histórica de la provincia de Santa Fe. “Pensaba en el primer asentamiento europeo en América del Sur que está en Santa Fe, el fuerte Sancti Spiritu en Puerto Gaboto, donde tuvo lugar el primer cruce entre el europeo y nuestras primeras comunidades, la primera siembra de trigo, el primer mestizaje. Pensaba en Cayastá, en la Casa de los Aldao que data de 1711. Y aquí nos encontramos con este sitio y estos hallazgos tan importantes que involucran a toda la provincia y a la República Argentina. Podemos darnos el lujo de mostrar al país que en Santo Tomé tenemos piezas de hace 2.315 años, no es un dato menor”.

“Siempre celebro a los arqueólogos, a los antropólogos y a todos aquellos que bucean en el pasado porque, como sostuvo el poeta anónimo, ’somos porque fuimos’. Debemos conservar para el presente y para las generaciones futuras aquellas cosas que nos dieron origen, que nos echaron las raíces porque, sin ellas, no puede construirse ninguna sociedad”, aseveró.

Más adelante, el gobernador celebró la decisión del intendente Palo Oliver de emprender la construcción del museo en Adelina Este. “Estoy seguro de que en cualquier otra ciudad el museo hubiera sido edificado en el centro. Se llevarían las piezas del barrio y las expondrían en el centro. Construir el museo en el mismo lugar del hallazgo, encierra en sí mismo un enorme sentido simbólico”.

Proceso de investigación y descubrimiento

Por su parte, la investigadora Rosario Feuillet se refirió al nuevo museo como “una obra soñada” y se explayó sobre la trascendencia de los hallazgos arqueológicos concretados en Santo Tomé. En este sentido, subrayó que “los materiales que aparecieron en esta ciudad fueron los primeros indicios de la ocupación humana en el período precolombino en esta región”.

Seguidamente, la arqueóloga recordó que “allá por el año 2003 solamente habíamos localizado pequeños fragmentos de vasijas de cerámicas que nos daban la idea de que alguien había transitado estas tierras antes que nosotros. En 2007, a raíz de las intensas lluvias que hubo en Santo Tomé y que anegaron gran parte de la ciudad, quedaron al descubierto fragmentos cerámicos”.

“Cuando llegamos al lugar pudimos comprobar que en realidad se trataba de cráneos humanos, por lo cual empezamos a excavar en un pequeño sector que de a poco fue creciendo, tal como nuestras expectativas sobre lo que podríamos hallar acerca de las historias de vida de aquellas personas que ya no están más aquí, pero que sintieron este terruño como propio hace miles de años”, amplió Feuillet.

La trascendencia de los hallazgos

“Pudimos comprobar que los restos tenían una antigüedad de 2.315 años. Esto, en términos históricos, significa unos 315 años antes de Cristo”, subrayó la especialista en relación con lo expresado anteriormente.

“El hallazgo nos está hablando de un importante lugar en el pasado, cronológicamente anterior a la sociedad de los Incas, que estuvo funcionando como punto de atracción para distintas sociedades que vivieron aquí y que consideraban a este lugar como propio, al igual que nosotros lo consideramos hoy”, enfatizó.

Posteriormente, Feuillet, quien será la futura directora de la nueva dependencia municipal, resaltó que “lo importante de este museo es que albergará todos estos materiales que no sólo consisten en restos humanos, sino también en contenedores cerámicos, restos de instrumentos, de roca o de alimentos, que se van a poder apreciar en la muestra. Además, este espacio se va a destinar a la investigación y al desarrollo, porque todo aquello que no se conoce, no se quiere, y por lo tanto no se preserva”, puntualizó.

Por último, la arqueóloga y antropóloga remarcó que “el patrimonio arqueológico es un recurso no renovable. Lo que se pierde, se pierde para siempre. Al perder el patrimonio arqueológico, perdemos una parte de la historia que no está escrita en ningún lado. En este contexto, la decisión política de construir el museo habla a las claras de la intención de recuperar la historia, hacerla conocer y construir hacia el futuro”, finalizó.

Jornada de fiesta en el barrio

Luego de los discursos de apertura, la ceremonia incluyó la entrega de reconocimientos a las familias residentes en el barrio que colaboraron activamente para la preservación y cuidado del sitio arqueológico en sus inicios. A continuación, se efectuó el tradicional el corte de cintas y una recorrida de los vecinos y las autoridades por las nuevas instalaciones.

La jornada prosiguió con un espectáculo dedicado a los chicos a cargo del grupo Canticuénticos, la actuación de una agrupación folclórica del barrio y una serie de actividades lúdicas en la Plaza José Ignacio Rucci, contigua al museo, la cual fue objeto de obras de puesta en valor por parte del municipio.

Detalles de la obra

La obra del Museo Arqueológico de Santo Tomé fue ejecutada por la firma Ponce Construcciones y demandó una inversión cercana a los 500 mil pesos que se solventó con fondos propios de la Municipalidad.

El edificio consta de 130 metros cubiertos y un sector de exposiciones con características versátiles, ya que puede ser subdividido de acuerdo con las necesidades. Además, estuvieron contemplados un pabellón sanitario, un área administrativa y un área técnica para el trabajo con los materiales arqueológicos.

Finalmente, merece destacarse que la edificación tiene características inclusivas para las personas sordas, ciegas o con disminución visual, ya que incorpora un plano y una guía táctiles sobre el recorrido, productos que fueron elaborados a partir de un proyecto de extensión de la Universidad Nacional del Litoral dirigido por Lilian Coronel, docente de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Hídricas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *