La ciudad de Santa Fe no implementa un sistema de Defensa Civil
Cómo trabajan los chicos en la Huerta Escolar Crédito: El Cronista Regional

La ciudad de Santa Fe no implementa un sistema de Defensa Civil

La ciudad continúa sin implementar un sistema de DEFENSA CIVIL serio; no se está trabajando efectivamente en la elaboración de un PLAN DE EMERGENCIAS.

El Concejal Julio Schneider dio ingreso a un proyecto para la creación de un Sistema de Defensa Civil en la Ciudad, la reformulación de la Junta Municipal de Defensa Civil, la creación de un área específica dentro del Municipio para coordinar y ejectuar políticas en la materia y la elaboración de los Planes de Emergencia ante inundaciones y catastrófes diversas.

La catástrofe sufrida por nuestra ciudad y sus vecinos, a raíz del desborde del Río Salado, dejó al descubierto una de las tantas deudas pendientes que tiene la Municipalidad de Santa Fe para con su ciudad: la ausencia de una política en materia de DEFENSA CIVIL.

Como en tantos otros temas (cultura, salud, etc.) las sucesivas administraciones municipales se han desentendido de esta problemática y han tratado a la ciudad como si no estuviera sometida a ningún “riesgo”, a pesar de hallarse nuestra zona, periódicamente afectada por el desborde de algunos de los ríos que bordean el ejido urbano.

En materia de Defensa Civil lo único que existe en nuestro Municipio es una “vetusta” Ordenanza – la 7204 – que fue modificada hace unos pocos años atrás, para introducir cambios en la composición de la Junta Municipal de Defensa Civil.

“Cabe señalar que dicha Ordenanza, lo único que prevé en materia de Defensa Civil es la composición de una Junta Municipal con roles confusos y… nada más” advierte el edil.

Nuestro Municipio carece de políticas en materia de Defensa Civil; carece de un área específica que programe políticas y diseñe acciones; solo un área, el COBEM, con el objetivo de atender emergencias ante accidentes de diversos tipos sufridos por las personas una vez que éstos ocurren.

La catástrofe sufrida por nuestra ciudad dejó, también, al descubierto la falta de coordinación entre las políticas provinciales y municipales; si bien muchas veces se vuelve difícil hablar de coordinar cosas que, en realidad, no existen.

“En ocasión del desborde del Río Salado, nadie – ni las autoridades públicas, ni las ONGs, ni la ciudadanía – tenían claro cuáles eran las competencias de la Provincia y cuáles la del Municipio en la prevención y atención de la crisis” recordó.

“El lamentable espectáculo que dieron el Gobernador y el Intendente Municipal repartiendo culpas para un lado y para otro, es una experiencia que no debe volver a repetirse” insistió Schneider.

Cabe destacar que la legislación vigente en la materia – la Ley Provincial Nº 8094 – establece claramente que corresponde al Gobernador de la Provincia “la planificación, promoción, control y dirección de la defensa civil” en todo el territorio provincial; y que sólo por delegación estas facultades son derivadas, también, a los Intendentes.

¿Qué pasa cuándo la Provincia no asume sus roles, como sucedió en este caso?

¿Qué pasa cuando el Estado Municipal no se halla preparado para afrontar la emergencia, como también sucedió en este caso?

El proyecto de Ordenanza viene a tratar de resolver varios de estos problemas que saltaron a luz pública en estos aciagos meses:

1- Se crea un Sistema de Defensa Civil que hoy, en realidad, no existe en nuestra ciudad.

2- Se modifica la composición y funcionamiento de la Junta Municipal de Defensa Civil para volverlo más ágil y ajustado a lo que en una emergencia se necesita.

3- Se crea una Subsecretaría de Defensa Civil, con el objeto de que exista un ámbito específico en el Municipio desde el cual se diagramen, programen, planifiquen y ejecuten acciones y planes en materia de prevención y atención de desastres.

4- Se ordena la creación de “hipótesis de catástrofes” y planes para la atención de cada uno de ellos (ya que no sólo inundaciones entra en la definición de emergencias). Las hipótesis de catástrofes que se deberán considerar, entre otras, serán: inundaciones; vientos ciclónicos o huracanados o tornados; incendios; derrumbes; contaminación con productos químicos; catástrofe en el río; catástrofe vial.

5- Se resuelven cuestiones de competencias entre la Provincia y el Municipio. Textualmente se establece que “Las acciones de Defensa Civil se desarrollarán subsidiariamente, complementariamente y/o en asistencia a las acciones y medidas que dispongan los sistemas nacional y provincial de Defensa Civil”. Pero, “en caso de ausencia de directivas emanadas por parte del Superior Gobierno de la Provincia, queda facultado el Intendente Municipal, en coordinación con la Junta Municipal de Defensa Civil, para asumir plenamente la ejecución de las operaciones”.

6- El COBEM pasa a depender de la nueva Subsecretaría de Defensa Civil.

7- Además, se establecen los lineamientos para la elaboración de un “Plan de Emergencias ante Inundaciones” que deberá contemplar los siguientes ítems: a) Quién solicita la evacuación; b) En qué circunstancias se decide la evacuación; c) Quién decide la evacuación; d) Quién anuncia la decisión de evacuar; e) Por qué medios se comunica la decisión de evacuar; f) Quién está a cargo del operativo de evacuación; g) Cantidad de personas que se estima evacuar; h) Procedimiento para la evacuación de enfermos; i) Puntos de concentración de evacuados; j) Lugar de traslado de los evacuados (Centros de Evacuados, albergues, refugios); k) Medios de movilidad disponible para el traslado de evacuados; l) Vías de comunicación para la evacuación; m) Responsable/s de la seguridad; n) Mecanismos de vigilancia de las zonas inundadas; o) Mecanismos de asistencia sanitaria para los evacuados; p) Mecanismos de asistencia para las personas que no abandonen sus viviendas; q) Mecanismos para la prestación de servicios públicos; r) Consejos acerca del procedimiento de evacuación para los afectados; s) Recomendaciones acerca de medidas a tomar en la vivienda previo a la evacuación y elementos indispensables a llevar en caso de evacuación; t) Recomendaciones sanitarias; u) Recomendaciones para autoevacuados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *