La realidad del mercado laboral impone aplicar la Libreta del Trabajador Rural
Peones de quintas de Monte Vera, Santa Fe Crédito: El Cronista Regional

La realidad del mercado laboral impone aplicar la Libreta del Trabajador Rural

Existe una norma para la defensa de los derechos del trabajador rural desde hace más de dos años, se reglamentó el 24 de abril de 2001, pero en Santa Fe no se aplica. Se trata de la Ley Nº 25.191 aprobada en noviembre de 1999 que crea el Registro Nacional de Trabajadores Rurales y Empleadores e instituye la Libreta del Trabajador Rural.

El ex presidente Fernando De la Rúa había firmado el decreto reglamentario que dispone la creación del Registro Nacional de Trabajadores y Empleadores (Renatre) que, entre otros beneficios, permite cobrar el seguro por desempleo a los empleados permanentes y temporarios.

Mediante la reglamentación de la norma se crearon tres institutos: el Registro Nacional de Trabajadores y Empleadores, la Libreta del Trabajador Rural y el Sistema Integral de Prestaciones por Desempleo.

Posteriormente, a comienzos de esta año, el presidente de la Nación, Eduardo Duhalde, junto al entonces ministro de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación, Alfredo Atanasoff, en la sede sindical de la Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores anunció la vigencia del nuevo mecanismo.

A partir de este encuentro, se anunció que en Santa Fe y en Rosario centralizarían los trámites para poner en marcha, en la provincia, Renatre. Sin embargo, de acuerdo a las consultas que hizo El Cronista Regional en la Secretaría de Trabajo, aún no hay mayor información sobre su efectiva implementación.

A pesar de que esta normativa nacional está en vigencia, de alguna manera el documento aún no es exigible, teniendo en cuenta que oficialmente no se establecieron las pautas correspondientes. Esto deja en absoluta desprotección a quienes deambulan por el país conchabándose allí donde se lo necesite, por lo general, temporalmente. Se estima que en todo el país, sólo está inscripto laboralmente sólo el 15 por ciento del personal que ocupa los campos argentinos. Los trabajadores rurales tampoco tienen un documento que les permita cobrar seguro de desempleo…

Teóricamente, durante las inspecciones, el personal de la Secretaría de Trabajo de la provincia de Santa Fe reclama a la patronal la presentación de fichas de trabajo, Libro Especial de sueldos y jornales, recibo de sueldos y de aportes sociales. En caso de carecer de la documentación correspondiente, el dueño del campo es intimado y tiene dos días para poner toda la documentación en regla, lapso tras el cual corresponden sanciones.

En este contexto, si tales requisas no se hacen, no hay forma de descubrir el trabajo en negro que, en muchos casos, no sólo implica que la mayoría de quienes están empleados en los campos carezcan de recibo de sueldos, asignaciones familiares, aportes jubilatorios y obra social sino además, en muchos casos, de condiciones dignas de vida.

Una herramienta vital

La Libreta del Trabajador Rural es el documento donde deberían figurar todos los datos personales y de la seguridad social de cada trabajador permanente o transitorio. La función de esta es acreditar la pertenencia del trabajador a la actividad y constituir un instrumento probatorio de su relación laboral. En la libreta los datos consignados por el empleador constituyen prueba suficiente respecto de sus obligaciones para con los Organismos de la Seguridad Social y sindicales. Allí cada patrón deberá consignar si el trabajador está afiliado al Régimen Previsional Público o al de Capitalización y en este último caso, la Administración de Fondos de Jubilaciones y Pensiones en la que reviste, así como el número de cuenta de Capitalización. Asimismo, allí deberá transcribirse la declaración jurada del trabajador sobre la integración de su grupo familiar lo que genera derecho a la percepción de asignaciones familiares y prestaciones de salud, cargas de familia declaradas por el trabajador rural a los efectos de habilitarlo al cobro y prestación de tales beneficios.

Según la Ley 25.191, el Directorio del Registro Nacional de Trabajadores Rurales y Empleadores (Renatre) constituido con representantes de las entidades empresarias de la actividad, de los trabajadores rurales y por un síndico nombrado por la Secretaría de Trabajo tendría a su cargo el dictado y aplicación de las normas aclaratorias y complementarias de esta normativa. El Directorio debería reunirse, como mínimo, una vez al mes para recabar la información necesaria y fiscalizar el cumplimiento de las obligaciones establecidas en la Ley. Sin embargo, en Santa Fe no hay información respecto de la constitución del Renatre ni emanaron de este organismo las pautas para la aplicación de la norma en el territorio santafesino.

El Renatre crea la libreta del trabajador rural, un documento laboral obligatorio, único e intransferible, herramienta fundamental para la legalización laboral de más de 1.200.000 trabajadores en todo el país, quienes no tenían acceso a sus derechos más elementales como la obra social, salario familiar y educación para sus hijos.

Por otra parte, el Renatre conforma el Sistema Integral de Prestaciones por Desempleo para el sector, del que actualmente estaban excluidos los obreros rurales. El blanqueo de éstos evitaría una evasión fiscal de más de 700 millones de pesos anuales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *