La separación de residuos goza de buena salud
La separación de residuos goza de buena salud

La separación de residuos goza de buena salud

El programa de recolección diferenciada de residuos puesto en marcha por el Gobierno de la ciudad cumplió su primer mes el pasado jueves. Esos residuos que los vecinos de un importante sector de la ciudad se preocupan en separar entre húmedos y secos son descargados en el viejo relleno sanitario que tiene la ciudad. Allí, 110 personas que pertenecen a la Asociación Civil Dignidad y Vida Sana son los encargados de separar y reciclar la basura para que pueda ser reutilizada.

Quizás ese sea el costado menos conocido de un programa impulsado por el Municipio que comenzó hace un mes y que, según adelantó Roberto Celano, subsecretario del Ambiente del Gobierno de la ciudad, arroja un “balance muy positivo”: el trabajo de 110 familias que lograron dejar de cirujear y trabajan siete horas diarias durante seis días a la semana para ganarse la vida dignamente.

Josefina Morales es el nombre de la presidenta de Dignidad y Vida Sana, una asociación que este sábado está cumpliendo 13 años de vida. En su opinión, “Si bien todavía no podemos cuantificarlo, se nota mucho la diferencia entre antes y después de la separación diferenciada”. La percepción es ratificada por Celano: “Desde que empezó el programa, realizamos 100 muestreos diarios al azar con el objetivo de analizar cómo funciona la iniciativa. Respecto a los primeros días se fue incrementando el resultado positivo, y desde hace una semana y media 82 de esas muestras son positivas. Es decir, se observa una correcta separación entre residuos húmedos y secos. Esto demuestra el muy buen nivel de acatamiento por parte de la población”.

“Bienvenida sea la separación”

En relación al programa de recolección diferenciada de residuos, Josefina se muestra satisfecha: “Bienvenida sea la separación para Dignidad y Vida Sana, porque nosotros vivimos de esa clasificación de material reciclable; eso es lo que nosotros vendemos y de ahí sale nuestro salario. Pero también la gente tiene que tomar conciencia del bien que se está haciendo a sí mismo y a su familia, a sus vecinos”.

Josefina habla con la simpleza que tienen aquellas personas que conocen del tema y no necesitan aparentar: “Al separar, el vecino colabora con la no contaminación, porque si usted separa los residuos, ese material reciclable se puede volver a utilizar. Entonces no contamina al medio ambiente, al aire. Todo el mundo habla del medio ambiente, pero hay que decirle a la gente cómo cuidarlo, y ésta (la separación de residuos) es una manera tan simple de cuidarlo que por ahí ni se imaginan.”

A su vez, Celano indica que “desde el Gobierno de la ciudad lo que nos interesa es tratar de recupera la mayor cantidad de materiales posibles. Estamos realmente muy conformes con los resultados obtenidos hasta este momento. Seguramente cuando tengamos la planta de clasificación en el nuevo relleno sanitario y ampliemos la recolección en forma diferenciada al resto de la ciudad, vamos a tener una cantidad mucho más importante de materiales recuperados en beneficio de la Asociación Dignidad y Vida Sana, que son los responsables de la separación”.

13 años de espera

“Desde que empezamos con esta asociación, hace exactamente 13 años, nosotros teníamos puesta la esperanza en la basura diferenciada. Porque la planta de clasificación se hizo con la intención de trabajar de esa manera. Pasaron casi 13 años para llegar a ésto. Y si bien sólo hace un mes que se realiza, se observa una gran diferencia en la cantidad de materiales que llegan, no así tanto en la calidad de la separación, pero estamos hablando de sólo 30 días. Por eso tenemos fe en que vaya mejorando para el bien de todos”, reconoció Morales.

Quién mejor que Josefina para despejar ciertas dudas que se pueden presentar al momento de depositar un residuo en la bolsa de húmedos o en la de secos: “A la hora de separar hay que tener en cuenta, si coloco papel o cartón, no tirarle nada que sea líquido adentro de esa bolsa, porque si no pierde su valor. Lo mismo con las botellas descartables, si la tira en el mismo montón seguro que el cartón se moja y al estar húmedo, se puede reciclar pero pierde mucho el valor. Por ahí cuesta muy poco tirar todo el líquido de una botella y de esa manera es mejor para nosotros. Otra cosita para tener en cuenta es no tirarle yerba al papel, porque absorbe la humedad se mancha y se humedece”.

En ese sentido, la presidenta de la Asociación remarca que “notamos algunas mezclas en la separación, pero sabemos que eso cuesta un tiempo aprender, porque es algo nuevo para todos. Además, el vecino vive apurado y por ahí puede costar un poquito. Las amas de casa en general prestan un poco más de atención. Es cuestión de costumbre. Nosotros, que somos los que clasificamos los residuos, agradecemos mucho cuando las bolsas están bien separadas”, dice Josefina.

Proceso de reciclado

Una vez que los camiones de Cliba, que son los encargados de la recolección diferenciada, llegan a la planta, las 110 personas de la asociación, que se dividen en tres turnos, comienzan a separar: plástico, papel, cartón, vidrio, metal. A su vez el plástico se divide por color: los envases transparentes por un lado y los verdes por otro. “Esto se debe a que cada uno tiene distinto valor”, explica Josefina. Y agrega: “Además está el plástico conocido como soplado que es, por ejemplo, el de lavandina, el de shampoo, el de detergente; y por otro lado está el denominado “bazar”: baldes, palanganas, fuentones. Además separamos los otros materiales: papel, cartón, etcétera”.

Después, se embolsa cada material y es trasladado hasta una enfardadora, ubicada en la misma planta. De ahí salen los fardos ya compactados y listos para la venta. Otro de los materiales que se reciclan son las botellas de vidrio. Cabe señalar que la asociación trabaja en forma cooperativa: una vez que se vende el material se divide en partes iguales. En ese sentido, Josefina aclaró que “no por ser presidenta gano más que ninguno, gano lo mismo. Se dividen todas las ganancias en partes iguales, lo que se tiene en cuenta es que al que falta, se le descuenta el día, y con ese dinero se hace un fondo común que se divide entre aquellos que trabajaron todo el mes”.

Preguntas frecuentes

A continuación, se recuerdan algunas consideraciones a tener en cuenta a la hora de separar los residuos.

-¿Por qué separamos los residuos?

-Se define como residuo todo material que producimos en nuestras tareas cotidianas y del que nos tenemos que deshacer porque perdió su valor o dejó de sernos útil. Al separarlos en distintas fracciones de acuerdo a sus características, permite darle a cada una el tratamiento adecuado. De esta manera se logra una mejora sustancial de la ciudad en materia ambiental, reduciendo además el costo de deposición de los residuos y minimizando la cantidad de materiales que se derivan al Relleno Sanitario. Y lo más importante, podemos proteger el aire, el suelo y el agua.

-¿Cómo separamos los residuos?

-La recolección diferenciada que se inició en la ciudad clasifica a los residuos en dos grandes grupos: los secos-también llamados inorgánicos o reciclables- por un lado, y los húmedos -u orgánicos- por el otro.

-¿Qué residuos se consideran húmedos?

-Se agrupan en esta categoría los desechos de alimentos, yerba, saquitos de té, mate, café y envoltorios de papel con restos de alimento, así como también residuos como pañales y papel higiénico. La recolección de estos desechos se realizará cuatro veces por semana.

-¿Qué días se recogerán los residuos húmedos?

-La recolección de los materiales húmedos se llevará a cabo con una periodicidad de cuatro días por semana: domingo, martes, miércoles y viernes, en todos los casos a partir de las 21.

-¿Qué residuos se consideran secos?

-Agrupan los artículos en desuso que pueden ser recuperados o reciclados, como papel, cartón, plásticos, vidrio y metales, así como envases de aluminio y tetra brik. También se agrupan en esta categoría elementos no recuperables, como las pilas, las biromes, los cartuchos de tinta o las lamparitas. Este residuo se recolectará dos veces por semana.

-¿Dónde tiramos las cajas de leche, vino o jugos?

-Entre los secos, siempre y cuando se quite todo el sobrante de líquido que pudiera haber quedado. Cuanto más limpio se encuentre el material, más valor tiene para el reciclaje. Por ello es conveniente que cuando se desechen envases de alimentos no queden restos orgánicos.

-¿Las pilas y baterías?

Entre los secos, pero por ser un residuo tóxico altamente contaminante, deben eliminarse poniéndolas dentro de una botella plástica muy bien cerrada. En cuanto a las baterías de teléfonos celulares hay que llevarlas hasta los comercios donde los venden, donde deben disponer de contenedores específicos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *