Los años de Binner
Los años de Binner
Editorial
Redacción El Santafesino
13/01/2012
Hermes Binner Inseguridad reforma impositiva

Los años de Binner

La extensión de un editorial no puede comprender la síntesis de toda una gestión de gobierno, pero sí puede establecer una serie de lineamientos que permitan sacar conclusiones y valorar conceptos que se hayan materializado en acciones gubernamentales.

El Dr. Hermes Binner finalizó su mandato con una buena imagen, resultado de una gestión positiva en términos generales para la provincia de Santa Fe, de su hombría de bien y su permanente tono conciliador.

El impulso para la transformación del sistema judicial, la prioridad establecida para la salud y la educación, la tarea del ministerio de Trabajo en la solución de conflictos y mejoras de las condiciones laborales, la inversión en energía y la gestión en materia cultural, son sus principales logros.

La ausencia de una respuesta concreta al problema de inseguridad, las indefiniciones en materia vial, las decisiones y omisiones en materia de servicios públicos, el fracaso de una reforma impositiva (por oposición del PJ) y la insuficiente inversión en el plano de desarrollo social, aparecen como deudas de este gobierno con la ciudadanía.

La gestión de Binner quedará en la historia por la construcción de hospitales y centros de salud, las nuevas escuelas y las refaccionadas, las comisarías y la recuperación de edificios con alto valor patrimonial. También por un concepto definido y de excelencia en materia cultural, por la respuesta a la demanda energética con obras en todo el territorio y por la atención a los distintos sectores laborales desde un área de gobierno encabezada por un ministro idóneo.

Pero no se recordará por sus acciones más decididas en resguardo de la seguridad de las personas, su combate al flagelo de los accidentes de tránsito o la elaboración de proyectos en materia vial con sello propio. Tampoco por su lucha contra la pobreza, que si bien encontró en la gestión socialista una preocupación permanente, no estuvo a la altura de la dimensión que tiene la deuda social en las grandes ciudades.

La continuidad del signo político da una oportunidad. El Dr. Antonio Bonfatti tiene el desafío de saldar los aspectos deficitarios de su antecesor, pero también de establecer un estilo propio de gestión que ubique a Santa Fe en el contexto nacional de acuerdo al potencial que tiene.

El déficit financiero en las cuentas públicas es otra realidad que enciende una luz amarilla y plantea muchos interrogantes. Será tarea de la flamante gestión resolver este problema pero también explicar cómo se generó, dada la continuidad del equipo económico.

Una mayor interrelación con los gobiernos locales y una cercanía concreta de los funcionarios de primeras líneas al interior, es otro de los aspectos que debará profundizar la etapa que ya comenzó a conducir Bonfatti. La marcha de las obras de los acueductos, la reforma constitucional, la equidad impositiva, las tarifas de servicios públicos, serán capítulos dignos de analizarse a futuro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *