Obras públicas postergadas
El científico Mario Bunge Crédito: Prensa UNL
Editorial
Redacción El Santafesino
08/01/2013
Canal Patras Las Colonias producción agropecuaria

Obras públicas postergadas

La falta de presencia de funcionarios provinciales de primera y segunda línea en el territorio, repercute negativamente en la solución de los problemas que afectan a la sociedad en su conjunto. No se trata de una aseveración arbitraria. Es una conclusión que se remonta además a la ausencia de respuestas -por ejemplo- luego de extensos diagnósticos en las sedes comunales.

El contacto directo con la realidad permite no solamente detectar los problemas y sus posibles soluciones, sino además llevarse una impresión clara, una dimensión más acertada de las cuestiones pendientes. Además, la cercanía no solo facilita los reclamos directos de los vecinos, sino también la respuesta oficial que quizás en muchos casos será superadora de aquellos.

Las Colonias es un departamento con un potencial enorme. Tanto la producción agropecuaria como industrial, son ejes que articulan cientos de actividades más, complementadas de manera excelente por los establecimientos educativos de primer nivel existentes. Las escuelas técnicas y agrotécnicas son muestra de ello. Las capacidades de buena parte de sus dirigentes, completan un esquema por lo general proactivo.

A las puertas de un nuevo año, las obras comprendidas en el Presupuesto Oficial por parte del gobierno, son importantes, pero relegan a otras tantas prioritarias. Un caso concreto son las rutas. Si estamos hablando de un departamento con potencial productivo significativo, las vías de comunicación deberían ser una prioridad. A modo de ejemplo, la pavimentación de la ruta que une San Jerónimo Norte con Humboldt, viene de postergación en postergación.

No menor es el descuido de obras hídricas de relevancia que no sólo atañen a una localidad sino que tienen incidencia directa en otras vecinas. Un caso, emblemático y que este medio ha tomado como bandera, es el Canal Patras al norte de Elisa. Su reacondicionamiento muy parcial hasta el momento, no sólo evita que se inunden las tierras productivas, más bien está en riesgo el propio casco urbano como ocurrió en 2003 y 2007.

Es un deseo de muchas comunidades que el gobierno provincial ponga la lupa más cerca de las realidades del interior y rediseñe su política de obras públicas en una misma mesa con legisladores, intendentes, presidentes comunales y vecinos en general. Son los actores locales los que tienen el termómetro de cada región, el impacto de los problemas y la necesidad de sus soluciones. Es una oportunidad para renovar la confianza en un gobierno que llegó para el cambio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *