Prevalecen los indecisos en el electorado de Santa Fe
Carlos Reutemann, gobernador de Santa Fe Crédito: Prensa Gobierno de Santa Fe

Prevalecen los indecisos en el electorado de Santa Fe

Para otras campañas quedaron los debates sobre las ideas. Ahora, ceñidos a las prácticas más antiguas de la política, postulantes de uno y otro sector disparan denuncias mediáticas y declaraciones ofensivas. Kirchner contra Reutemann, Reutemann contra Obeid, Obeid contra Menem, y así sucesivamente.

En medio, casi un treinta por ciento de los santafesinos sigue sin saber a quién votar. Y algunos encuestadores no descartan que la indiferencia se convierta en un resultado que pueda sorprender.

Así, los datos del último relevamiento realizado por la encuestadora de Alejandrina Retamar y Asociados le otorga el triunfo a la líder del Ari, Lilita Carrió, con el 20% de los votos. Le siguen Néstor Kirchner con el 12%, López Murphy con el 11%, Carlos Menem con el 8% y Adolfo Rodríguez Saa con el 4%.

El resultado, que sería un batacazo para el partido gobernante, es refutado por sectores del PJ como el obeidismo, que exhibe sus propias encuestas según las cuales, el santacruceño hace punto con una diferencia de tres puntos. Mientras tanto, el menemismo sigue cosechando adhesiones en los sectores marginales de los principales conurbanos.

Con escaso porcentaje aparece el voto en blanco (apenas un 3%) y todas las encuestas coinciden en reflejar la necesidad de la segunda vuelta. En ese caso, los relevamientos lo dan ganador a Kirchner tanto contra Menem como contra Rodríguez Saa, pero no así contra la chaqueña Lilita Carrió. Menem no gana en ningún caso, ni siquiera en un eventual enfrentamiento con Rodríguez Saa.

Los comicios del 27 de abril serán particulares para Carlos Reutemann. El podía haber sido uno de los principales protagonistas de la compulsa, pero decidió quedarse afuera. Muchos lo signaban como el candidato ideal, que hubiera garantizado el triunfo del PJ. Pero pese a los denodados esfuerzos de la dirigencia nacional, Reutemann dijo otra vez que no.

Trató de seducirlo Eduardo Duhalde y ante el intento frustrado, aprovechó Carlos Menem. Lugareños y vecinos de Llambi Campbell aseguran haber visto al ex Presidente a bordo de una camioneta que llegó hasta la casa de campo de Lole. Según las versiones, a Menem lo habría acompañado su hermano Eduardo, o su sobrino Adrián. Otros sostienen que el encuentro no se realizó en la residencia, sino en el propio aeropuerto de Sauce Viejo, después de que aterrizara un “avión negro” con los Menem a bordo. Lo cierto es que el encuentro, siempre desmentido, tuvo como finalidad arrancarle el sí a Carlos Reutemann.

Pero la movida no fue suficiente. Es cierto que lo pensó mucho y que estuvo a punto de correr esta carrera. Por eso le había pedido al ministro de Economía, Roberto Lavagna, los datos del presupuesto nacional para el 2003.

Los números lo preocuparon. Pero lo que más lo asustó fueron las secuelas que imaginó como fruto de la encarnizada pelea entre Menem y Duhalde. El se sintió siempre una prenda “tirada” y condicionada por ambos. Por eso habló del choque de “dos grandes trenes” que no quería que lo atropellaran. Por eso también habló de “las cosas feas” que vio y que lo asustaron.

Por todo eso, también, Reutemann volvió a decir por estos días que “no se arrepiente” de la decisión tomada. Ahora cree estar seguro de haber optado por un mejor camino: seguir aguardando, ser una “reserva” electoral y esperar otra vez turno para el 2007.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *