Pueblos marginados
Pueblos marginados
Editorial
Redacción El Santafesino
17/02/2014
Arroyo Cululú María Luisa Providencia Ruta 62

Pueblos marginados

El desborde del Arroyo Cululú a la altura de la Ruta Provincial Nº 62 entre María Luisa y Providencia, puso al desnudo nuevamente las deficiencias existentes en la red vial de la provincia y la infraestructura para el correcto drenaje de los excedentes de lluvias. Como se refleja en esta edición, la localidad de Providencia quedó aislada por unos días, las familias estuvieron en vilo y la producción volvió a padecer pérdidas.

La situación obligó a las autoridades provinciales de la Dirección Provincial de Vialidad y del Ministerio de Aguas a interiorizarse del tema. Nadie desconoce que los equipos técnicos están medianamente al tanto de los problemas y las demandas. Pero la falta de decisión política obedece a que los altos mandos no tienen una dimensión de la realidad regional. Por eso llegan cuando se producen las consecuencias y no se previene desde las causas de los problemas.

Los reclamos sobre la necesidad de obras hidroviales en la zona son de larga data. En este periódico se han reflejado pedidos por rutas y puentes, muchos de ellos, en zona rural, con más de 100 años de antigüedad. Esto es inadmisible máxime teniendo en cuenta la capacidad de producción láctea y cerealera alcanzada por el complejo agroindustrial en los últimos años, con Las Colonias a la cabeza. Y el pésimo estado de las rutas (la 62 mencionada, las ondulaciones en la 4, las limitaciones de la 11, de la 70 y de la 6) condiciona además la prestación de servicios, la dinámica del comercio y el traslado de ganado, cereales, etc.

Como en otras ocasiones, el nudo de la cuestión -además de este contexto de insuficiencia de obras- parece estar centrado en las ejecuciones que se hicieron aguas arriba. La prueba de esto está en los trabajos realizados en el Canal Secundario 1, en la cuenca del Arroyo Cululú, en el departamento Castellanos, que el gobierno de la provincia comenzó en 2011. Se trata de un trabajo de saneamiento que abarcó casi 70.000 hectáreas. En las reuniones efectuadas en Providencia, los productores pusieron la mira en estas obras, que aparentemente algún funcionario del Ministerio de Aguas desconoció.

Los legisladores provinciales Germán Kahlow y Rubén Pirola participaron de las convocatorias, donde recordaron sus gestiones que acompañaron el reclamo de los presidentes comunales, iniciativas legislativas que quizás en su momento no tuvieron la fuerza del agua que ahora pasó por encima de la Ruta Nº 62 y sus precarios aliviadores. La lección es simple: volver a reclamar y custodiar que las obras se ejecuten y bien.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *