Residuos: el DEM sobrevaluó la deuda que mantiene con la concesionaria
Residuos: el DEM sobrevaluó la deuda que mantiene con la concesionaria

Residuos: el DEM sobrevaluó la deuda que mantiene con la concesionaria

El servicio de Disposición Final de Residuos Sólidos Urbanos por Relleno Sanitario se encuentra concesionado a la Empresa MILICIC S.A.

Como consecuencia de la devaluación de Enero del 2002 y del consecuente aumento de los insumos, combustible, herramientas de trabajo, maquinarias, etc., el Departamento Ejecutivo Municipal inicia un proceso de renegociación contractual con la empresa con el objeto de readecuar el costo del servicio.

Como consecuencia de estos mayores costos la Empresa Milicic reclama al Municipio una deuda de $ 602.874,09. El Municipio le reconoce a la Empresa una deuda aún mayor de $ 619.045,09.

Este reconocimiento de deuda implica un incremento de alrededor del 100% del precio por tonelada del servicio (cabe aclarar que el Municipio abona a la empresa por tonelada de residuos procesada).

A nuestro criterio tanto una cifra como otra se encuentran sobrevaluadas. Es decir, el Municipio está pagando una suma mayor de la que se debería abonar en concepto de readecuación de costos.

En primer lugar, surge como pregunta el por qué el Municipio termina estableciendo como deuda una cifra superior en $ 16.000 a lo efectivamente reclamado por la empresa. Si bien se aclara que las diferencias de criterio obedecen a distintos indicadores en el valor del combustible (ambas justificadas) no se explicita cual es el motivo por el que se opta por la cifra más alta

En segundo lugar, cabe señalar que nuestra jurisprudencia -incluso a través de la Suprema Corte de Justicia- ha receptado el principio del Sacrificio Compartido; o sea, que no necesariamente los mayores costos deben ser soportados en su totalidad por el Estado (o los usuarios).

Si bien la comisión técnica recomienda este criterio a los efectos de la negociación de los mayores costos, no se lo utiliza. Es decir, encontrada la base racional para determinar los ajustes, de la negociación no se advierte que sacrificio hará la empresa; todos los “sacrificios” serán para el Municipio santafesino.

Finalmente, y aquí se encuentra nuestra principal objeción, advertimos que diversos rubros para el cálculo de costos se encuentran sobrevaluados. En concreto:

-Para el rubro “Amortización Maquinarias” se aplica valor dólar. Es decir, en este rubro los costos se multiplican por 3 (o más). Sin embargo, no todas las maquinarias que utiliza la empresa son importadas (valor dólar); muchas de ellas son nacionales y, en estos supuestos, los índices de incremento rondan un 100%, no un 300% según el cálculo elaborado por el Municipio y la Empresa-. Consideramos que aquí se deberían haber utilizados índices más específicos que recepten los reales incrementos sufridos “maquinaria por maquinaria”.

-Para el rubro “Mantenimiento y reparaciones” vuelve a aplicarse el criterio de “Valor dólar”. Al igual que en el caso anterior no se toman los precios de mercado y se realiza una estimación “general” fuertemente onerosa para el Municipio.

-También se actualizan los rubros “Costos Financieros” y “Rentabilidad”, rubros que, a nuestro criterio, no deberían sufrir ningún tipo de actualización.

Otras consideraciones

Si bien no se cuentan con todos los elementos de análisis -los cálculos realizados por la Comisión no están adjuntados en el expediente- es notorio que de aplicarse otros criterios de ajuste (valor de mercado, por ej.) los valores disminuirían sensiblemente, ya que los rubros cuestionados suman más del 40% del valor final reconocido.

Cuando se trata de una negociación de precios, lo razonable es que quien demanda el ajuste a su favor, parta de una posición de máxima -ajustar toda la maquinaria a valor dólar por ejemplo- y quien deberá afrontar los mayores costos, trate de imponer un criterio menos perjudicial para el estado.

Los rubros que estamos cuestionando no son, en ningún caso, erogaciones efectivamente realizadas, como sería por ejemplo, la mano de obra, el combustible o la membrana.

Los rubros en cuestión son aquellos que implican costos fijos o indirectos donde uno de los criterios de valuación es el valor de reposición.

Alertamos, asimismo, sobre el mecanismo por el cual se ha producido esta distorsión en los costos; los vehículos que integran el rubro “Amortización Maquinarias” son: Topadora con oruga Potencia mínima 110 HP, Compactadora de residuos con ruedas metálicas, Pala cargadora con oruga, Retroexcavadora, Camión volcador, Equipo de fumigación, Tanque regador, Niveladora de arrastre, Desmalezadora de arrastre, Tractor.

Sin embargo, en el análisis formulado por la empresa de su estructura de costos, se acepta como testigo para ajustar el rubro amortización de maquinarias y reparaciones y mantenimiento solamente dos máquinas: el cargador frontal y topador, que según se dice solo se compra en el exterior (a valor dólar).

Nos preguntamos ¿no se producen en el país tractores, camión volcador, equipos de fumigación, tanques regadores? (que han aumentado, aproximadamente un 100% y no un 300%).

Todas estas actuaciones han sido giradas al Concejo Municipal, al efecto de que apruebe los nuevos costos.

Consideramos pertinente impulsar un despacho de comisión donde se reenvían las actuaciones al DEM y se solicita la revisión y/o aclaración de los puntos observados.

Concejal C.P.N. Julio Schneider.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *