Revalorizan la figura del Padre Fabián Bergamini en Recreo Sur
Fuente: Gentileza

Revalorizan la figura del Padre Fabián Bergamini en Recreo Sur

A 18 años de su inesperada partida física, la comunidad católica recreina recibirá los restos mortales del sacerdote que serán inhumados en el atrio de la capilla “Santa Rosa de Lima”.

Por disposición del arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz, Sergio Fenoy, y con el aval de la familia del presbítero Fabián Bergamini, sus restos mortales serán trasladados el viernes 18 de octubre, a las 15.30 horas, al predio de la capilla “Santa Rosa de Lima” (Recreo).

El padre Nicolás Houriet detalló que los restos mortales “van a llegar por la mañana y van a quedar frente al altar para que la gente pueda acercarse a rezar”. También explicó que “en el lateral izquierdo del ingreso a la capilla se ha dispuesto hacer una fosa donde van a ser depositado los restos y va a quedar un lugar adonde la gente pueda acercarse a rezar”.

En dicha comunidad, Bergamini participó de la vida pastoral como catequista y misionero hasta los 17 años. El 30 de septiembre del 2000 fue ordenado presbítero y asignado como vicario a la amplia jurisdicción territorial de las parroquias “Nuestra Señora de Luján”, de Santo Tomé, y “Sagrado Corazón de Jesús”, de Sauce Viejo. Falleció el 17 de octubre de 2001, días posteriores a un accidente de tránsito ocurrido cuando viajaba para cumplir con sus deberes cívicos.

El actual presbítero de la capilla señaló que “tener a Fabián en su comunidad de origen no sólo nos va a ayudar mucho a los sacerdotes sino también a todos los laicos que los conocieron, porque sabemos que pasó y dejó huella”.

Testimonios

“Los numerosos testimonios que me han llegado de su bondad, fraternidad y entrega sacerdotal, me han motivado a realizar el traslado con la esperanza de que su cercanía estimule el deseo de santidad en nosotros, sus hermanos, y continúe siendo un eficaz intercesor –ante el Buen Pastor– para que contemos con las vocaciones al ministerio sacerdotal que nuestro pueblo necesita”, expresó el arzobispo Fenoy.

Su hermana Silvia recordó que “era un chico muy alegre, inquieto y divertido” y añadió que “desde joven estaba siempre brindándose, anticipándose a su ser sacerdote”. Una vez ordenado, “tuvo una actitud despojada de lo material” ya que “no apuntaba al éxito ni al reconocimiento, sino a salvar el alma y a transmitir a todos el amor de Jesús y el verdadero sentido de la vida”. En consonancia, su madre María Pía narró: “una vez lo fui a buscar a Sauce Viejo porque no llegaba a una misa en la capilla, de dos que vino después de ordenado, y recuerdo que me dijo: ¿para qué vivir tantos años? Lo importante es salvar el alma”.

El padre Nicolás contó: “Fabián fue una de las primeras figuras con las que me encontré cuando entré al seminario, una figura muy cercana, alguien que te hacía notar que el seminario era tu casa. El tiempo compartido ha sido muy bueno. Como sacerdote lo hemos disfrutado poco pero ha sido un hermano ideal en el seminario”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *