Ruta Nº 1: déficit crónico
Fuente: El Santafesino

Ruta Nº 1: déficit crónico

Una vez más nos convoca la situación de la Ruta Provincial Nº 1, por más que sea un tema recurrente en nuestras páginas. Pero su estado y las deficiencias generales que presenta, no puede ser eludida de cualquier análisis periodístico o cobertura de prensa en el ámbito regional.

A instancias del presidente comunal de Helvecia, Víctor Flores, se advierte nuevamente una serie de cuentas pendientes que tiene la Dirección Provincial de Vialidad en materia de mantenimiento del corredor vial y que en particular afecta a las localidades del departamento Garay.

Fuera de las deformaciones que presenta la carpeta asfáltica casi desde el kilómetro 0 en la capital provincial, el estado de las banquinas es lamentable, la señalética insuficiente y la iluminación incompleta. La demarcación horizontal es casi nula en gran parte del corredor, y los accesos a los pueblos tienen reductores de velocidad con escasa visualización (caso de Santa Rosa de Calchines y Cayastá).

Flores apunta un tema no menor: la necesidad de dársenas de detención del transporte público de pasajeros. Las particularidades de la costa, hacen que ante condiciones climáticas adversas, los vecinos tengan dificultades para el ascenso y descenso de los colectivos, y a su vez éstos, no tengan la comodidad suficiente para detenerse frente a las garitas, con el peligro que supone para el resto del tránsito pasante.

La presencia de las defensas a la vera de la ruta misma, añade un componente de alta peligrosidad, porque parte de las poblaciones vive entre estas y la ribera, debiendo atravesar el anillo defensivo para entrar y salir de sus hogares o sus explotaciones productivas. Un peligro latente. Las condiciones empeoran realmente los días de lluvia, donde el agua que se acumula dificulta la normal transitabilidad y el sedimento que se desprende del talud defensivo, abre las puertas a una trampa mortal en la calzada.

No está claro que más debe pasar para que las autoridades provinciales admitan la necesidad de trabajar en serio en el corredor, pero además que adviertan la importancia productiva y turística que tienen las localidades de la costa santafesina. Probablemente el desconocimiento o la falta de planificación estratégica no habiliten decisiones gubertamentales. Lo cierto es que el esfuerzo de los gobiernos locales es apenas un paliativo para atenuar este verdadero déficit crónico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *