Ana
Ana
Dossier
21/01/2004

Ana

Es flaquita. No creció en una habitación, en un patio o en una vereda como otros chicos. No tuvo entre sus piernas y manos unos juguetes de plástico. Creció en la calle. La esquina de 3 de Febrero y Avenida Alem es el lugar de su infancia. ¿Qué infancia puede tener Ana?. Indefensa, limpia vidrios desde que tenía dos o tres años, al rato del sol, entre la tierra seca que divide las arterias de esa desastrosa carpeta asfáltica. Por ellas, corre la sangre de la ciudad apurada. Los hombres y mujeres son los glóbulos que oxigenan con una limosna a las decenas de niños ahogados por la pobreza.

Cualquiera que se haya detenido más de una vez en esas criaturas de la calle, habrá visto a esa pibita con los pelos largos y despeinados, con las piernitas flacas y los pies descalzos, mendigando, poniendo en riesgo su maltrecha pero pequeña y tierna vida.

Ramón me cuenta que mucha gente le da ropa. “Para Navidad -recuerda- no me acuerdo el auto, pero hay una señora que le da cincuenta pesos”. ¿Tendrá hijas esa señora que ayuda a Ana?. ¿Será Ana la hija que no tuvo?. ¿Qué observan las personas con caridad en los chicos limpiavidrios?.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *