Se impone un nuevo marco regulatorio en el arrendamiento de tierras
Fuente: Archivo El Cronista Regional

Se impone un nuevo marco regulatorio en el arrendamiento de tierras

«Un agudo e inquietante proceso de agriculturización, con fuerte predominio de la soja, viene desplazando otras actividades tan importantes como la ganadería en general, la producción tambera e infinidad de rubros alternativos y no tradicionales, y se interna la regiones extrapampeanas por la ampliación de la frontera de producción tradicional» afirmó la entidad en un fuerte llamado a establecer prioridad en la discusión de la agenda nacional.

Para la FAA, «esto significa concentración de la propiedad y continuidad del proceso de expulsión de los auténticos productores. Todo ello, junto a otros riesgos, impone habilitar un foro de discusión que defina un nuevo marco regulatorio sobre uso, tenencia y explotación de la tierra, particularmente del sistema de arrendamientos».

«Frente a las previsibles consecuencias de lo que está ocurriendo si -como entidad representativa de uno de los sectores más dinámicos de la economía nacional- no nos ocupamos de este tema sustancial, seremos cómplices por omisión de un futuro agropecuario previsiblemente deteriorado» advirtió.

Según la entidad, esto preocupa profundamente a la gente de campo, realidad que esa organización verifica en extensas giras por el interior del país tomando contacto con centenares de productores.

Por ello, hace un llamado las autoridades nacionales para que se convoquen, en términos perentorios, a los distintos sectores relacionados con esta actividad a la integración de un foro de discusión con vistas a la conformación de un nuevo marco regulatorio que ordene el sistema actual caracterizado por:

* Explotación depredatoria que pone en claro riesgo el equilibrio nutricional del recurso tierra.

* Desplazamiento del auténtico productor agropecuario.

* Extraordinario aumento del costo de los arrendamientos que en el último año supera el 30 por ciento, y creciente explotación rentística de la tierra.

* Agudización del proceso de concentración de la propiedad y/o tenencia de la tierra acentuando aun más la regresiva estructura social agraria.

* Alto precio de los predios provocados por la demanda de inversores ajenos al campo y por la especulación que va ganando espacios en detrimento de formas más justas de distribución de la propiedad.

* Por lo mismo, imposibilidad de los verdaderos productores de acceder a la propiedad de la tierra, especialmente de las nuevas generaciones del campo.

Finalmente, recordó que la Federación Agraria Argentina conmemoró hace dos días el 91° aniversario de su gesta fundacional, el Grito de Alcorta, pero no lo «festejó», porque desde hace poco menos de tres lustros «la regresión operada respecto a la distribución de la tierra nos está retrotrayendo a la situación imperante antes de 1912. Cada vez hay menos productores trabajando sus predios mientras los espacios productivos siguen siendo ganados por el oportunismo capitalista».

«Esto -concluye- junto a los aspectos señalados que lo caracterizan, impone la decisión perentoria de las autoridades, y toma de conciencia de todos los productores, de establecer normas que habiliten un esquema más justo de trabajo y producción en el campo».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *