Un mensaje mocoví que viene de lejos: “Com Caia, Somos hermanos”
Fuente: Archivo El Cronista Regional

Un mensaje mocoví que viene de lejos: “Com Caia, Somos hermanos”

La Escuela nació hace diez años a raíz de que las nuevas comunidades estaban reclamando una escuela que incluyera en sus planes de estudio aquella parte de su cultura que se estaba perdiendo. El surgimiento de Centros de Adultos en la comunidad, se empezó a gestar la creación de la Escuela Bilingüe, que comenzó a funcionar en 1992.

“Basicamente esta escuela, si bien cuenta con el programa oficial, ofrece todo lo referente a la cultura mocoví, fundamentalmente el idioma, el arte y la música y las danzas” dice el Director del establecimiento, Víctor Luna. “En estos momentos -relata- se está trabajando para hacer algún tipo de rescate sobre lo que es específicamente educación”.

En la provincia hay tres escuelas de ese tipo. A esta de Recreo se suman dos de comunidades tobas de la ciudad de Rosario, todas bilingües y interculturales.

A Com Caia concurren un importante número de chicos, un 95 por ciento de los cuales son aborígenes. Según cuenta su director, “el resto se integra perfectamente. Todo lo referente al rescate cultural, se expresa en materias opcionales, para ser una escuela abierta y no exigir a los chicos que no sean aborígenes este tipo de estudios. No hay ningún tipo de rechazo y aprenden la lengua, las danzas, la música mocoví sin problemas”.

Completar la historia

Los docentes están llevando adelante toda una serie de investigaciones y documentación histórica para tratar de dar referencias de cual ha sido la participación real y concreta de las comunidades aborígenes a lo largo de la historia. “Lamentablemente, en los libros de historia, se hace referencia a solo algunos aspectos de todos los hechos. Hacemos hincapié en la participación de los aborígenes en la historia. Digamos que la historia oficial la completamos con esta parte de la historia para que el chico se sienta identificado y observe que sus antecesores han tenido una participación activa en todo este proceso de la formación del país” dice su Luna y agrega: “Ellos se sienten argentinos, pero se trata que no pierdan su identidad. En ningún momento tratamos de aislarlos o hacerlos sentir diferentes. En las batallas históricas por nuestro territorio, la mayoría de los cuerpos de soldados estaban conformados por aborígenes. Uno observa que para ellos eso es algo importante. Se trata de una revalorización del aborigen. La historia que conocimos en la escuela, se ha encargado de resaltar otros aspectos, mientras que el aborigen ha quedado un poco relegado”.

Fruto de la discriminación

Aunque parezca contradictorio, en parte, la Escuela surgió como fruto de la discriminación que sufrían fundamentalmente los adolescentes que no se integraban y se sentían rechazados por el resto de la comunidad. “No podían participar de actividades comunes y normales que hacían los demás chicos. Se automarginaban, querían despojarse de esa raza sin querer ser mas indios y parecerse a los hombres blancos, no querían hablar en su idioma, renegaban de algunos rasgos propios o el hecho de que hablaran un castellano mezclado con el mocoví, hacía que al reunirse con compañeros que no era aborígenes sentían vergüenza de hablar un mal castellano”.

A raíz de estas situaciones que cuenta su actual director, surge la Escuela. “Con los adolescentes se ha hecho un trabajo de concientización porque son tal vez los más atacados en esta situación. A lo largo de estos cinco años que llevamos, hemos logrado recién este año que se incorporen a la escuela secundaria los primeros chicos que salieron de nuestra escuela primaria. Y en ningún momento se han despojado de su condición de aborígenes”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *