Una escritora cruzando las fronteras literarias
María del Carmen Villaverde de Nessier junto a Mariana Roldos Aguilera, asesora general de la Casona Universitaria de la Universidad de Guayaquil, Ecuador Crédito: El Cronista Regional
Dossier
21/01/2004

Una escritora cruzando las fronteras literarias

La incansable escritora santafesina María del Carmen Villaverde de Nessier llevó su baúl cargado de conocimientos al hermano país de Ecuador, donde dictó seminarios de Oralidad y Animación a la Lectura con un exhaustivo desarrollo de 18 horas diarias.

Su vínculo con profesionales ecuatorianos y la posibilidad de realizar esa rica experiencia con la Universidad Nacional de Guayaquil, SINAB -Sistema Nacional de Bibliotecas- y el MEC. Hace 9 años Villaverde realizó una asesoría con ellos para un Plan Nacional de Lectura. En esa oportunidad, fue invitada por el Ministerio de Educación de Ecuador a través del Ministerio de Relaciones Exteriores de la Argentina. Por otras circunstancias las autoridades de esa casa de estudios dieron cuenta de los seminarios sobre oralidad, lectura y comunicación que la especialista dicta en la actualidad en la Universidad Nacional del Litoral de la ciudad argentina de Santa Fe. Entonces es invitada para dar cursos en las universidades de Guayaquil, Laica Vicente Roca Fuerte y Andina de Quito, en el Ministerio de Educación de Ecuador y en diferentes establecimientos educacionales.

A raíz de estas iniciativas, también surgió la posibilidad de trasladar la labor a otras universidades y grupos culturales. Una de las primeras actividades se desarrolló en la Facultad de Filosofía y Letras con un posgrado que tuvo una duración de 60 horas. En diálogo con El Cronista On Line, Villaverde describió a ese trabajo como “muy interesante porque tuve como alumnos a doctores, investigadores y maestros. Por lo tanto fue una experiencia muy enriquecedora” resaltó.

“La Casona Universitaria -de la mencionada casa de estudios- tiene la asesoría general de Mariana Roldos Aguilera sin la cual nada se hubiera podido hacer porque es un nervio motor de todo lo que es cultura en Ecuador”. La escritora remarcó la importancia del rol de esta mujer quien por otra parte es hermana del ex presidente Jaime Roldos Aguilera y del rector de la Universidad de Guayaquil.

Las actividades del periplo que se inició el 26 de junio y concluyó el 8 de julio se desarrollaron de una manera muy exitosa. Por la mañana, Villaverde dictó sus clases en la Casona Universitaria y por la tarde en la Facultad de Filosofía y Letras, “pero en el medio -recordó- me solicitaban de algún colegio u otro lugar para desarrollar talleres. Así fue como estuve en un Club de Lectura donde realizamos un conversatorio a partir del cual se tejieron una serie de vinculaciones amplias e interesantes”.

Por otra parte, dos alumnos de la Casona provenían de librerías para niños y por ellos surgió la posibilidad de contar cuentos en las librerías. La escritora calificó este encuentro como “una cosa mágica”, como no podía ser de otra manera, teniendo en cuenta que ese es uno de sus mayores gustos en su vida profesional.

Apoyo a la educación

La escritoria santafesina destacó la calidad de la enseñanza y la organización de las Universidades ecuatorianas que visitó. “Todas las universidades tienen un desarrollo magistral. También trabajé en el IPAC, un colegio con una estructura y organización contagiosas que da ganas de quedarse” dijo con entusiasmo.

Además brindó cursos en la Universidad Andina de Quito a través del diario El Universo que posee una Fundación que tuvo la iniciativa de trasladar toda esa actividad a esa ciudad. “Quiero destacar el interés y el apoyo que tiene la educación en Ecuador” insistió Villaverde, quien asimismo estuvo en la ciudad de Daule a través del SINAB con docentes y niños en un taller que después se extendió a los adultos. Entre otras visitas sumó una a la ciudad de Machala, donde desarrolló sus conocimientos a través del Colegio Militar “Heroes del 41” y de la Alcaldía local.

“La verdad es que trabajaba 18 horas por día con mucha alegría porque no era nada contra mi voluntad” relató Villaverde. “La apertura, la atención y el deseo de hacer estas cosas eran tan grandes que uno no se llegaba a cansar. Era una alegría estar con esta gente y brindarse plenamente. Además ellos se brindaban con el deseo de saber más, de participar y desarrollar inquietudes nuevas. Lo interesante era saber que estaba brindando algo que ellos querían y a su vez me permitía asegurar mis posturas respecto de un tema tan importante como el manejo de la oralidad a través de la escritura” completó.

Recordó además que se trabajó mucho también en el Colegio Steiner, “otro ejemplo de la organización interna maravillosa que tienen todas estas instituciones en Ecuador”.

En ninguno de los casos los trabajos se realizaron con menos de 50 docentes. En el Paraninfo de la Casona Universitaria desarrolló una actividad muy concurrida donde explicó que son un Festival de Lectura y un Banco de Horas de Lectura y cómo se organizan.

“Todos los seminarios y actividades no se terminaron allí -advirtió- sino que con la participación de todas estas instituciones y a través de Mariana Roldós se llevará adelante un largo de proyecto que se extenderá hasta fines del 2002. Esto indica que hay una continuidad. Con el apoyo de la Universidad de Guayaquil se desarrollará un proyecto de lectura que culminará en un gran festival de lectura en agosto u octubre de 2002 en el Malecom. Es preciso señalar para quienes no conocen ese país, que el Malecom es la costanera de Guayaquil, un sitio verdaderamente hermoso y recientemente remodelado.

Villaverde adelantó que en abril de 2002 se realizará un semi encuentro para ir delineando las actividades y que además para todos los asistentes a los seminarios se realizará una publicación con todos los contenidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *